Desde el punto de vista de transformación digital

¿Qué áreas en una empresa deberían abordarse primero?

Una transformación digital, de forma muy distinta a la digitalización, es un proceso complejo que afecta a toda la organización.

Debido a la interconexión entre departamentos o áreas funcionales de cualquier empresa, este tipo de cambio se debe de realizar desde una perspectiva global ya que de otra manera se podrían producir desequilibrios internos que ocasionarían graves problemas.

La transformación digital tiene que estar orientada al cliente y su éxito depende de un plan que englobe los ejes principales de las empresas como son las estrategias y objetivos, las personas, la cultura de empresa, los modelos de negocio, los procesos, los productos y servicios.

En ese sentido, ¿cuáles son los problemas con los que se encuentran las empresas?

El principal problema es cultural ya que muchas empresas están aplicando la transformación digital desde un enfoque de corto alcance, reactivo al cambio y aislado en un área funcional. Este hecho limita un despliegue completo y coordinado en la organización.

Realmente esta transformación es una evolución para adaptarse a los nuevos modos de negocio y no una herramienta para solucionar problemas.

Otra de las complicaciones es que la implicación de gerencia solo está siendo a nivel de aprobación de presupuestos y se carece de la definición de un plan de despliegue estratégico dirigido por un responsable de transformación.

Todos estos problemas vienen dados por el desconocimiento, por parte de las organizaciones, de lo que implica una transformación, influenciados muchas veces por el ruido que generan empresas oportunistas que dan un mal uso de los términos y tecnologías actuales.

¿Consideras que la gestión de los datos es una prioridad?

Los datos son la materia prima de la transformación digital, por lo que asegurar su calidad es una de las claves principales para tomar decisiones que van a ser determinantes tanto en el proceso de transformación como en el negocio.

La transformación digital es digital porque las computadoras que nos permiten utilizar las nuevas tecnologías procesan dígitos. Sin datos correctamente gestionados en las fases de captura, filtrado, protección, análisis e interpretación sería imposible obtener información útil. El uso de datos incorrectos genera numerosas perdidas.

¿Dónde quedan las personas en un entorno transformado digitalmente?

Las personas son un pilar principal en las empresas antes, durante y después de una transformación. Las personas son quienes aportan la cultura y el carácter, en definitiva: son el factor diferencial.

La digitalización implica automatizar tareas pesadas, peligrosas y aburridas que pueden ejecutar los robots mas eficientemente. Eso nos permite reubicar a las personas en tareas de comunicación, personalización e innovación para aportar más valor.

De este modo se acerca la empresa al cliente facilitando su acceso por canales de comunicación directa y de manera inmediata, y al mismo tiempo este acercamiento nos da un mayor grado de comprensión de los deseos de los clientes, que gracias a las personas podemos transformar servicios y productos de mayor valor.

¿Cómo podemos las empresas fomentar la transformación digital?, ¿Cuál es tu experiencia?

Debemos dejar de manipular y utilizar términos a nuestra propia conveniencia, formar, compartir experiencias y lecciones aprendidas con empleados, familiares y clientes, pero sobre todo podemos y debemos colaborar entre nosotros.

No nos engañemos. La transformación digital no es una moda. Es una revolución y como tal implica que los que evolucionen sobreviven y los que no mueren.
Sobrevivir en un entorno con una velocidad de cambio como la que estamos experimentando no es tarea fácil para una empresa solitaria.

TIKBLUE participa en charlas, sesiones formativas a sus clientes, colabora con universidades en eventos multitudinarios y como docentes en másteres universitarios.